merendero de 

romi

Romina Cabrera falleció en marzo de 2019 a causa de un cáncer que padeció durante años. Gestionaba un comedor que funcionaba en la cava de Itatí, donde asistían alrededor de 50 chicos a diario. Este merendero era, y es, un espacio esencial para los niños de la villa. Además de recibir comida, en algunos casos, la única del día, juegan, se divierten y se sienten acompañados. 

 

El espacio, con una muy precaria condición edilicia, impedía el correcto funcionamiento del comedor, por eso, antes de su muerte se le había prometido a Romi mejorar su espacio para poder potenciar el merendero. Hoy hemos continuado el sueño de Romi: mejorar el comedor, darles un mejor hogar y condiciones de vida a sus hijos y conseguir que los chicos de la cava de Itatí puedan tener un espacio comunitario. 

contacto

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Negro Twitter Icono

© 2019 by Construyendo